El origen de las farmacias y las farmacias de guardia

El origen de la farmacia se remonta a finales del siglo XV que aparecen los primeros boticarios. El boticario era el maestro que trabajaba en las boticas preparando los remedios para las enfermedades y dolencias.

El boticario estaba especializado en preparar infusiones, píldoras, emplastos y otros remedios que supuestamente curarían al paciente.

Antes de los boticarios eran los propios médicos los que preparaban los remedios, aunque también el clero se especializó en prepararlos.

En el siglo VIII, se produjo un gran avance en la medicina y en la farmacia gracias a los árabes. Pero fue en el siglo XI cuando la medicina se consideró una ciencia y la farmacia una profesión.

Más tarde aparecieron las primeras Universidades que impartían clases de Farmacia, destacando las Universidades de París, Bolonia, Oxford y Montpellier.

En España la Farmacia se dividió en diferentes especializaciones; farmacéuticos dedicados a la botánica, farmacéuticos dedicados a la bioquímica y alimentos, farmacéuticos dedicados a la química y farmacéuticos dedicados a la farmacia galénica.

La responsabilidad comprende únicamente los actos que el farmacéutico realiza en cuanto el ejercicio de su profesión y se divide en: Responsabilidad moral, responsabilidad civil y penal, responsabilidad profesional, responsabilidad sanitaria y responsabilidad gremial.

En la actualidad las farmacias se han convertido en simplemente escaparates de productos de consumo médico, dejando en segundo plano la preparación de remedios. Las farmacias de guardia son aquellas que mantienen el establecimiento abierto a pesar de haber cumplido el horario de abertura por motivos de urgencia.

Fuente | Farmacias de guardia

  • Tags |

Retrointernet y actualidad
Buscador

Autor

Síguenos