• Retrointernet
Retrointernet
¿Por qué regalamos chocolate en el día de San Valentín?

¿Por qué regalamos chocolate en el día de San Valentín?

  • 6 de agosto de 2020

El chocolate se ha convertido en un regalo estándar para el Día de San Valentín, por supuesto, también flores y joyas. Sin embargo, el chocolate no desarrolló su reputación romántica de la noche a la mañana. Visita regalosgourmetonline.com para encontrar el mejor chocolate gourmet u otros regalados para la ocasión

Mientras que muchos se vuelven locos buscando un regalo original y personalizado para San Valentín, otros recurren a lo más seguro: los bombones de chocolate.

Se dice que Casanova consumía un poco de chocolate antes de sus agitadas noches. Bueno, hoy sabemos que eso no es cierto. Aunque el chocolate contiene feniletilamina (la molécula de amor), necesitaría toneladas para que tuviera efecto.

Es más probable que el origen de regalar bombones fuese en la Primera Guerra Mundial, las compañías de chocolate desplegaron una estrategia de comunicación que alentó a los hombres a comprar chocolate a sus esposas. Al ver las vacaciones como una oportunidad para ganar dinero entre Navidad y Pascua, los fabricantes de chocolate pensaron la idea de que este ingrediente rima con amor, romance y seducción. De hecho, fue la compañía de New Brunswick, Ganong, quien primero tuvo la idea de fabricar cajas de bombones en la década de 1930.

De hecho, se necesitaron siglos de mitos, marketing y tradiciones para hacer del chocolate una parte de la historia del Día de San Valentín.

Las primeras personas en vincular el amor y el chocolate fueron los mayas (pueblos antiguos de América Central). Comenzaron con bebidas hechas de granos de cacao alrededor del año 500 a. C., siglos antes de la primera fiesta del Día de San Valentín. Este chocolate caliente fue una parte importante de los rituales de bodas mayas. La novia y el novio intercambiaban sorbos de durante la ceremonia, presagiando el estado futuro del chocolate como una expresión universal de amor.

Los aztecas tenían una visión menos saludable del ingrediente. Según la leyenda, el emperador Montezuma II consumió enormes cantidades de granos de cacao para alimentar "sus asuntos románticos". El chocolate contiene pequeñas cantidades de triptófano y feniletilamina, dos sustancias químicas asociadas con los sentimientos de amor y deseo, pero los científicos dicen que no hay suficiente sustancia para considerar el chocolate como un fuerte afrodisíaco.

Cadbury (una antigua compañía de alimentos británica especializada en confitería y bebidas no alcohólicas) debutó con la primera caja de bombones en forma de corazón en 1861, y fue un éxito instantáneo. El paquete ha sido adornado con imágenes de cupidos y rosas para atraer a los clientes que compran regalos para el Día de San Valentín. Y una vez que la caja estuviera vacía, podría usarse para guardar recuerdos como cartas de amor o mechones de cabello.

Cadbury no patentó la caja de chocolate en forma de corazón, por lo que el resto de la industria de la confitería comenzó a hacer sus propias envolturas. No pasó mucho tiempo antes de que los chocolates se convirtieran en sinónimo del Día de San Valentín.

Los chocolates de San Valentín se comercializan en todo el mundo, pero están apegados a tradiciones interesantes en algunos países. Gracias a una exitosa campaña de marketing, las mujeres en Japón deben presentar chocolates a todos los hombres que conocen el 14 de febrero.

Sin embargo, se ha observado que en países que producen cacao (materia prima para el chocolate) como Côte d’Ivoire (el mayor productor mundial de cacao) o Ghana, la tradición de ofrecer chocolate en el Día de San Valentín no existe.

Añade tu comentario